Se ha producido un error en este gadget.

martes, 27 de septiembre de 2011

CUANDO YA NO ESTE

CUANDO YA NO ESTÉ


Cuando yo me marche, alegre o triste,
resignada a susurrar la materia,
a dejar mi recuerdo, mis pertenencias,
no me llores ni me retengas.
Un solo sentimiento me acongoja
y es haber preguntado el gran secreto
el por qué, el para qué…
soñar y sentir para luego partir.

Ya no recelo, ya no pregunto,
cerraré los ojos y partiré.
No me retengas, no me solloces.
La resignación manará esperanzas.
La mariposa fluye del capullo
para volar cuan cielo azul.
Otras mariposas volarán
dejando sus capullos en el camino.

No me llores, no me lleves flores.
Una vida a otra vida retoma.
Una semilla asoma un nuevo fruto,
igual que el cielo y el mar se besan.
La paloma siempre vuelve a su nido,
por eso velaré tus pasos, tu sueño, tu olvido
y mi mano estará esperándote
en tu partida hacia mi cielo.

No me solloces, no me implores,
no guardes mis pertenencias, entrégalas,
déjalas partir con quien las necesite
y recuerda que siempre estaré en tus sueños.