Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Los impacientes sueños se transmutan
haciéndose poema con tu cuerpo.
Se deslizan los besos
formando templos con tus poros tibios
y por la playa de esas ansias tuyas
errante me sumerjo.

Nos recorre la lluvia de gaviotas
y surges como mito
haciéndote luz entre las tinieblas.
Cada surco en tu piel es terciopelo
y en mi alcoba te rezo
para ser ese bosque que te llame.

Recorro cada instante de tus manos
y en leve ceremonia
te adoro como si fueses mi dios...
Ya solo soy adicta a tu mirada
para saciar el hambre
que el polen de tu sangre me conmuta.

Título: "EN MI ALCOBA TE REZO"
Autoría: Elena Sánchez (España)
©Todos los derechos reservados

viernes, 30 de noviembre de 2012

TE ESPERO
Te espero en este invierno húmedo
como las aves que retornan en primavera
te espero agazapada entre tus sueños
como ninfa que persigue tu destino.
He intentado limpiar tus huellas
con sortilegios cantados al viento
pero tu luz recorre mis entrañas
penetrando en mis venas suavemente.
Te espero al final de la montaña
donde las hadas beben el silencio.
Quiero seguir tus sendas hasta siempre
en infinito fuego de presagios.
Te espero como agua de la fuente
que riega los campos en sequía
para ser tu inspiración interminable
y quedarme en el jazmín de tu mirada.
Y cuando llegues con el canto del rocío
déjame amarte con la aurora
para escribir en la metáfora de tus brazos
todo lo que tengo para darte.
Elena Sánchez
Todos los derechos reservados.

domingo, 25 de noviembre de 2012

En este oscuro rincón de mi existencia
con mi piel turbada entre las sombras
con los hombros llenos de ese presagio
que matiza mis sentidos más profundos.
Espero a que el tiempo marque mi ruta
sin temor a nada, ni a nadie
con mi espada empuñada
sin temer incluso a la muerte
aunque llame un día a mi puerta.

Ya entiendo el sentido de este mundo
donde las pléyades derraman su estela
para ser la elegida entre los mortales
y reinar en la soledad más absoluta.
Ahora ya no cesa el camino,
viene a meditar sobre mi
para bautizarme como sierva nueva
para ser testigo del perecedero tormento
que ha de llover sobre la Tierra.

"BAUTIZADA"
Elena Sánchez
©Todos los derechos reservados


¡Qué dolor hay en el alma!
¡qué dolor!
Que no lo finge nadie...

Me llama el amor puro
cruzando mil caminos
sobre los verdes valles.
Me llaman los olivos
cuando me ven pasando
y encuentro nueva amiga
que se llama tristeza.

¡Qué dolor se desgrana!
¡Qué dolor!
Que ya ni lo padezco...

Antes de que mi llama
el invierno la apague
mi corazón palpita
como racimo vivo
tiñendo el azul cielo
al lado de quien yo amo.

¡QUÉ DOLOR!
Elena Sánchez (España)
©Todos los derechos reservados


domingo, 18 de noviembre de 2012

Las calles se han cubierto de naufragios
empapados con llantos
esculpidos por falsas esperanzas
que fueron pronunciadas sobre altares.
Los párpados cerraron sus ventanas
con sus ojos cubiertos de rosales...
Nadie ya cuenta historias
solo rezan plegarias entre ruinas
donde la voluntad inacabada
clama su justicia

convirtiendo palabras en estrellas
brotadas en ocasos clandestinos.

Se leyeron los últimos poemas
entonados con trinos de gorriones
esos que con sus letras
modelaron incipientes suspiros
bajo escombrado cielo
y taparon los labios de los dioses
para brotar heridas entre ramas
germinadas con flores rebosantes.
Y ya estarán dispuestos entre espinas
aquellos nuevos nidos
que se marchitarán entre la lluvia
con alas de mariposas en vuelo.

"LOS ÚLTIMOS POEMAS"
Elena Sánchez (España)
©Todos los derechos reservados
Ni la desfallecida ausencia tuya
ni el amargo sabor de la tristeza
ni las gotas de lluvia que resbalan
ni el lejano mar que nos arrebata
apagarán el cielo engalanado
prendido con moaré y bellas sedas.

Ni el borroso reflejo de tu sueño
ni el palpitar de mil palomas blancas
ni la ráfaga del viento del Norte
ni el más sutil aroma que cautive
borrarán en mi tus huellas sagradas
impresas con tu canto misterioso.

Ni las montañas, ni el mar, ni la brisa
ofrendadas a tu alma florecida
romperán la sonrisa que me diste
dibujada con tinta nacarada
para ser corazón enamorado
cuajado como sol en sinfonía.

"NI LA RÁFAGA DEL VIENTO"
Elena Sánchez (España)
©Todos los derechos reservados


domingo, 11 de noviembre de 2012

Cuánto sé del amor cuando se acaba
como el pájaro en vuelo
batiendo alas al viento.
Cuánto sé de entregar mis dulces mieles
el néctar de mis manos
esa voz de mi boca enmudecida
esa juventud mía, ya entregada
que se marchitó como luz extinta.

Cuánto sé de amar sin pedir promesas
con truncadas esferas relegadas
deseos abolidos
sueños extorsionados...
noches de amor entre ascuas que suspiran
para renacer como flor de vida.
Me duele ser mujer de tiempos nuevos
por el deber de ser siempre perfecta.

La vida me ofreció sus dulces vinos
con sus amargos sorbos.

"CUÁNTO SÉ"
Elena Sánchez
©Derechos reservados