Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 28 de marzo de 2012

AMOR INCONTENIBLE

Este poema lo hemos escrito Diego López, poeta argentino y yo. Ha sido un verdadero honor para mi:




Hoy mi amor incontenible como fruta dulce
se amarró entre las raices de tu senda
y rendida la esperanza cerró mis ojos
fatigados, perseguidos por mis párpados
con mi sonrisa llena de tu luz radiante.
Desde la Tierra, donde duermen mis sueños ya olvidados
donde lloran mis horas acabadas
alzo mis manos en búsqueda de tu olvido…

Hoy mi amor incontenible
surca aguas profundas en lágrimas,
Se encumbra en las laderas
de los sentimientos ya pétreos.
Se desgarra de la lluvia eterna
en el sollozo de un relego impuesto.
Y se pierde en el cauce bravío
de un río serpenteante de pasiones...

Vuelvo a tu ciudad enamorada
donde un día los dioses me enviaron
donde pudieron perderse nuestras aguas
entre cantos de mirlo y brisa etérea.
Mis ojos tal vez secos y fríos
llorarán este amor que tú laceras
se empaparán con su lino los sembrados
lloviendo flores en mis labios.

Hoy mi amor irrefrenable
grita doblegado de ausencias.
Se funde a la tristeza hiriente
como el colibrí a su néctar.
Se pierde en los recuerdos vanos
que impregnan de soledad su esencia.
Y se extingue como flama adormecida
en las manos ásperas de tu partida…

Elena Sánchez y Diego Lopez 26/03/201

martes, 13 de marzo de 2012


TE HE BUSCADO

Te he buscado
entre la brisa de la noche
los valles y los nidos durmientes
de los sueños de las aves.

Te he buscado en el mar cuando duerme a media noche
y la luna deslumbra sobre la faz de la Tierra…
te he buscado entre los nidos de las aves
guardianas de sus tesoros en las copas de los árboles.

Hay tardes que todo huele a hierba fresca de tus días
tardes en que oigo el susurro de tu nombre
que se repite en mi memoria
como música que desmorona mis deseos.

Te he buscado entre las ramas
en el aire que exhala tu recuerdo…
te he buscado como el fruto prohibido
trepando a las torres más altas.

Te he buscado entre estrellas arrulladas
vislumbradas en el aroma a bosque
porque todo huele a ti… todo resplandece
cuando floreces entre mis manos.

Iluminas con tu luz lo oscuro que me rodea
mis ojos se empañan de lágrimas con tus palabras
empapas el aire con tu presencia
tiñendo de colores mi arco iris.
Elena Sánchez

jueves, 8 de marzo de 2012


POBLADORAS DE LA TIERRA







Somos la voz de las mujeres,
esa voz que durante milenios permaneció callada,
esa presencia que durante siglos fue ocultada.
Somos las semillas que el Universo esparció
para ser el regazo de los seres que habitan en la Tierra.
Hemos poblado el mundo de hombres que nos han amado,
pero que también nos han esclavizado.
En épocas pasadas fuimos vendidas como esclavas,
repudiadas en conventos, ofrendas en ritos a los dioses,
sometidas al disfrute de muchos, para honrar
las costumbres inventadas en el nombre de Dios.

En África, hemos sido mutiladas; esclavizadas en Asia,
forzadas a trabajar en América y en Europa
fuimos perseguidas por la Inquisición,
sin importar si éramos niñas o ancianas.
Hemos sobrevivido a sometimientos
y duras jornadas de trabajo sin descanso,
para trabajar en las calles, en los campos, en las fábricas,
en el hogar..., cuidando de muchos que después nos olvidaron.
Ejercimos de costureras, limpiadoras, sirvientas, cocineras,
maestras, enfermeras… , para ser miradas
con los ojos de nuestros dictadores
que nos han contemplado como seres sin derechos.

A pesar de todo, hemos perdonado, porque en nosotras
siempre reinó el amor, porque nuestra fertilidad
nos dota para poblar la Tierra de esperanza.
Nuestro eco resurgirá entre las cenizas,
y saldrá de las sombras para viajar a través de los continentes.
Llevará nuestra voz a los más recónditos lugares,
y perdurará por siempre para ser pobladoras de la Tierra.
Elena Sánchez Brun
TIENE EL AMOR UN SECRETO




Tiene el amor una sentencia firmada
que guarda el secreto de la madre,
porque no existe una de sus miradas
que no merezca un beso.
Como ángel blanco se desliza
en sublime cántico celestial,
esculpiendo con sus dedos
eterna música de amor.

Fue el primer rostro que vimos
al nacer, el primer beso,
la estrella de nuestras noches
alumbrando nuestros miedos,
Es la guardiana incansable que llena
de luz nuestros sueños,
fragancia que impregna de ternura
nuestro ser hasta el fin de sus días.
Si miramos hacia atrás,
vemos sus manos acariciando
los pétalos de las flores que brotan
en su presencia y cuando se va,
la llevamos dentro para siempre.

Y tan bello es su oficio
que el amor la eligió entre el rocío
y la dotó de elixir exquisito
que se esparce gota a gota
hasta el final de su existencia.

Elena Sánchez Brun
sábado 25 de febrero de 2012
Novedad Colección Poesía: "Universo de estrellas", de Elena Sánchez Brun

Los versos de este libro muestran una poesía sincera,
descarnada, que va adquiriendo una dimensión distinta,
un descubrimiento personal, un nacimiento hacia
inquietudes sociales y espirituales. Su intención no es
otra que la de tratar de llegar al lector, profundizar en su
corazón y pensamiento interno, hacerle refl exionar e
incluso soñar. En algunos casos, el lector podrá sentirse
identifi cado; en otros, identi cará a personas de su
alrededor.


Elena Sánchez Brun trabaja en la actualidad ayudando en la
integración de niños con minusvalías y necesidades educativas
especiales. Siempre que quiere evadirse se sumerge en la
poesía, donde ya ha ganado varios premios con poemas
como Mariposas rojas, Sueños de África o Entre dos mundos,
todos ellos incluidos en este poemario.

1ª edición: Logroño, Siníndice, febrero de 2012.
Autora: Elena Sánchez Brun

martes, 6 de marzo de 2012


MUJER DE PORCELANA

Te deslizas entre las calles,
donde paseas tu esbelta figura
haciendo que todos se vuelvan
a mirarte, irradias color y aroma
a madreselva. Has dejado ya lejos
tus sueños de niña y vives forjada
enteramente en tu propia persona.
Finísimas uñas de nácar se lucen
entre tus dedos, que cuidan
con pulcritud tu piel de seda.
Frágil y bella, desfilas cuan muñeca
que fácilmente puede ser quebrada
en tu mundo de pasarela.

Largo pelo de sirena embriagadora,
que adorna con tus vestidos
meticulosamente seleccionados.
Ojos seductores, cuerpo de sirena
y estrictas exigencias que te impones
para no perder tu belleza.
Quieres ser entre todas, la más bella,
para no ser olvidada y sentirte amada.
Pero olvidas que el tiempo pasa
sin tener en cuenta tus sacrificios.

Te regalas en tu grandiosidad,
en ser la más ardiente.
Eres quimera de fantasía de muchos,
sublime deseo de madrugadas,
valquiria que resplandece entre las estelas
que perfilan tus anhelos.
Pero vives sola con el aroma de tu aliento.
Olvidas que el amor verdadero
es la aceptación de lo que se es.
Que otras alegran la vida
con sus palabras, con su sonrisa.
Eres mujer de porcelana,
sueño sin realidades,
adorno en pretensiones imaginarias,
e inalcanzable reflejo de muchos.
Te has convertido en flor sin aroma,
en resplandor desvanecido.
Se endureció tu pecho, para sobrevivir
entre las amapolas marchitas.
Tu carne se transformó
para ser mujer de porcelana.

Elena Sánchez

domingo, 4 de marzo de 2012


UN MOMENTO

Segundo a segundo transcurre el tiempo,
entre ocaso de eclipse rojo
que transforma en noche la luz del día.
Yace la hierba bajo el árbol
y el ocaso se hace noche.
El cielo llora en gris ceremonia
cubriendo el verde valle
que cubre los mundos.
Y las gacelas corretean
recelosas de lo que puede ocurrir.
Todavía la vida huele a esperanza,
todavía el mar huele a sal
y las aves vacilantes llegan
y se posan en la verja de la soledad.
Llueve en los prados,
porque el cielo derramó sus soledades,
dejando que las nubes esperen
y sellen su melancolía.
¡No llores mundo!
El corazón no duele,
porque es el alma quien se hiere
y aunque las gaviotas se vayan
del mar de mi esperanza,
todavía quedará un momento
para el olvido.

Elena Sánchez Brun